El Ciclo de Vida de las Empresas

Las organizaciones tienen vida, a imagen y semejanza de sus creadores: los humanos.
Hay varios tipos de organizaciones, tales como empresas, sindicatos, partidos políticos, ministerios, clubs deportivos, asociaciones profesionales, grupos de intereses comunes, etc.
Podemos pensar que también los países y las civilizaciones pueden ser vistos como organizaciones.
Toda organización tiene un ciclo vida, que abarca desde su nacimiento hasta su muerte.
Los estudiosos del tema han propuesto muchos y muy diversos modelos del ciclo de vida de las empresas, cada uno con su correspondiente énfasis y número de etapas.

En este artículo les presento mi modelo, que considero representa mejor todos los casos posibles.

La figura muestra las fases de la vida de una organización, como una sucesión a lo largo del tiempo, siendo la línea amarilla un indicador de tamaño de la organización, que en el caso de las empresas son sus ventas o ingresos.

Las etapas del ciclo de vida de una empresa bajo este modelo son:

  • Concepción:  Es la fase de más creatividad, focalizada en desarrollo de productos y en análisis de mercado, todo ello para determinar la factibilidad de que la idea se pueda convertir en un negocio (Muchas ideas se quedan solo en eso). Es el momento del Emprendedor, quien funge como hombre orquesta, porque hace todas las labores.  El Plan de Negocios es incipiente, y no existen sistemas de gestión.
    La empresa no está operativa (no existe), y el flujo de caja es negativo, porque no hay ingresos. Los fondos provienen del emprendedor y eventualmente de familiares y amigos
  • Arranque:  Se crea la empresa y se comienza a operar.  Sigue siendo manejada por el emprendedor (apoyado ocasionalmente por un muy pequeño equipo).
    El foco está en captar clientes y en entregar los primeros productos o servicios.  El plan de Negocios sufre muchas alteraciones, producto de las interacciones con clientes y con potenciales inversionistas.  Los sistemas de gestión son incipientes.
    El flujo de caja es negativo, porque los gastos superan ampliamente a los ingresos. Los fondos provienen del emprendedor, de familiares y amigos, y eventualmente de inversionistas tempranos (en inglés, Angel Capital).
    Es la fase de mayor riesgo, y se estima que un 30% de las empresas cierran antes del quinto año de su existencia.
  • Crecimiento:  Las operaciones de empresa ya están en marcha, y tanto la base de clientes como el volumen de ventas aumentan apreciablemente y a alto ritmo.
    La empresa sigue siendo manejada por el emprendedor, pero la complejidad del quehacer diario requiere de una estructura organizacional incipiente, y los sistemas de gestión deben ya ser formalizados.
    El foco está en aumentar la participación en el mercado, en desarrollar nuevos productos y en aumentar la escala de la operación, lo que requiere un gran esfuerzo de planificación.
    El Plan de Negocios está establecido, y el riesgo de la empresa disminuye apreciablemente.
    El flujo de caja es pasa de negativo a positivo, debido a que los ingresos superan ampliamente a los gastos. Los fondos provienen del mismo negocio, y eventualmente de inversionistas o préstamos para cubrir las inversiones en desarrollo de nuevos productos y aumento de la infraestructura de la empresa.
  • Madurez:  El ritmo de crecimiento de la base de clientes y del volumen de ventas va disminuyendo gradualmente.
    La empresa pasa a ser manejada por un equipo gerencial, y el emprendedor o bien se dedica a crear otros negocios o toma un rol de guía de la empresa.
    La escala y complejidad de las operaciones requieren de una estructura organizacional y sistemas de gestión totalmente formalizados.
    El foco está en establecer una marca, en retener clientes, y en controlar costos.
    El riesgo de la empresa aumenta, porque los competidores y el mercado van evolucionando, haciendo que los márgenes se hagan cada vez menores, todo lo cual implica un gran esfuerzo de planificación y control.
    Los planes de negocio deben adaptarse a nuevos productos, a nuevos mercados (internacionalización) y la estrategia de la empresa debe ser revisitada frecuentemente.
    El flujo de caja es positivo, aunque con tendencia a decrecer.  Generalmente los fondos provienen del mismo negocio.
  • Senectud:  La base de clientes y del volumen de ventas han ya alcanzado su máximo, y comienzan a decrecer gradualmente.
    La empresa es manejada por un equipo gerencial, y el rol del emprendedor se difumina.
    La estructura organizacional y los sistemas de gestión son cada vez más restrictivos e inflexibles.
    El foco está en fidelizar clientes, y en controlar costos.  En esta etapa, se tienen que revisar los planes de negocio, y es el momento en que se toma la decisión sobre el destino de la empresa en sus siguientes etapas.  En muchas ocasiones se decide vender la empresa.
    La tendencia creciente del riesgo de la empresa continua, debido a una competencia que le va arrebatando participación de mercado, en un mercado saturado y a los márgenes son cada vez menores.
    El flujo de caja es positivo, aunque con tendencia a decrecer.  Generalmente los fondos provienen del mismo negocio.
  • Renacimiento:  El entrar en esta fase, es una decisión de los dueños de la empresa (emprendedor y accionistas), y como su nombre lo indica es un renacer de la empresa, y es volver a la fase de Arranque.
    El renacimiento de las empresas consiste en o bien el lanzamiento de nuevos productos, o en la activación de nuevas líneas de servicios.
    El manejo de la empresa o bien es efectuada por un nuevo equipo gerencial, o el emprendedor retoma las riendas.
    La estructura organizacional y los sistemas de gestión se modernizan disminuyendo su inflexibilidad.
    La tendencia creciente del riesgo de la empresa continua, y eventualmente disminuye, si hay éxito en el renacimiento.
    El flujo de caja disminuye al principio y luego mejora en función del éxito.  Generalmente los fondos provienen del mismo negocio.
  • Muerte:  El entrar en esta fase, es una decisión de los dueños de la empresa (emprendedor y accionistas), y esencialmente consiste en terminar la aventura.
    El manejo de la empresa o bien es efectuada por un nuevo equipo gerencial, o el emprendedor retoma las riendas. (el equipo liquidador)
    La estructura organizacional se va reduciendo constantemente y los sistemas de gestión son igual o más restrictivos e inflexibles que en la fase de madurez.
    El riesgo de la empresa es cada vez más alto.
    El flujo de caja disminuye hasta que se cierran las operaciones.

Aquí cabe hacer varias observaciones respecto al modelo que acabamos de exponer:

  • La duración de las etapas es indeterminada, y todo es función de cuan exitoso es el negocio.  Hay empresas que en cuestión de 5 años saltan de la concepción a la madurez, en tanto que otras han hecho lo mismo en 15 años.
  • Los hitos que señalan el inicio de una fase:
    1. Arranque: Inicio de Operaciones
    2. Crecimiento: Flujo de caja positivo por primera vez
    3. Madurez: Tasa de crecimiento empieza a disminuir
    4. Senectud: Disminución en tamaño o ventas.
    5. Muerte o Renacimiento: Decisión del futuro de la empresa
  • Hemos querido representar el papel del emprendedor y su tránsito a ser un empresario convencional, en la medida en que se avanza en el ciclo de vida.  Sin embargo, esto depende mucho de la personalidad del emprendedor, así como de la complejidad del negocio.
  • El éxito de un negocio o empresa dependen en muy buena medida de la saturación del mercado en el cual se desenvuelve:  Un muy buen producto en un mercado relativamente saturado, lo va a hacer peor que un producto mediocre en un mercado ansioso del mismo.
  • Igualmente, el éxito de un negocio o empresa dependen de la novedad de los productos y servicios que ofrece.  A veces un pequeño ajuste en el producto genera cambios enormes en los resultados de negocio.  Ejemplo los hoteles (Airbnb) y los servicios de taxi (Uber).

Nuestros servicios pueden ser utilizados en cualquiera de las etapas del ciclo de vida de una empresa, tanto en la formulación de estrategias empresariales como en su implantación y seguimiento.

El alcance de nuestro apoyo abarca los siguientes campos:

  • Planes de negocios
  • Indicadores de Gestión
  • Optimización de procesos, flujos de datos y aplicaciones
  • Gerencia de Conocimiento y Competencias

Es muy común que un emprendedor se muestre reacio a compartir sus ideas, porque en los humanos, la tendencia natural es proteger nuestra propiedad intelectual.

Por ello, nuestros servicios en esta materia contienen convenios de confidencialidad bajo los cuales las ideas, procesos, modelos, etc. que aporte el cliente ni pueden ser divulgados a terceros ni pueden ser utilizados por nosotros en un período de tiempo que se acuerda entre las partes, que usualmente oscila entre 2 y 5 años.  Con esto creemos que se vence la primera barrera que tiene un emprendedor: compartir sus ideas y dejarse asesorar

Si este artículo te ha parecido interesante, puedes dejar un comentario en este blog

Si estás interesado en nuestro apoyo en estrategia empresarial contáctanos directamente fff