EMPRENDEDOR O INVERSIONISTA : UN DILEMA

A las personas que de una u otra manera han logrado acumular ciertos ahorros, se les presenta este dilema, tarde o temprano:
♦   Ser Inversionista, o sea invertir en el negocio o negocios que otros manejan.
♦   Ser Emprendedor, iniciando y manejando uno o varios negocios propios

Como todo en la vida, la respuesta es: Depende.
¿Y de qué depende?
De dos cosas fundamentales:

  1. La situación particular de cada uno de nosotros: Si tenemos un buen trabajo, que nos satisface mental y espiritualmente, además de proveernos una buena cantidad de dinero, tenderemos a ser Inversionistas, para tomar lo mejor de ambos mundos: el trabajo productivo y el rendimiento adicional que dan las inversiones.
    Si por el contrario, el trabajo que tenemos no nos satisface completamente, o no vemos posibilidades de crecimiento en él, o el mercado para nuestras habilidades “se ha secado”, tenderemos a ser Emprendedores, o sea buscamos tener un negocio propio.
  2. Las actitudes particulares de cada uno de nosotros: Si no nos gusta que nos manden, si queremos trabajar cuando nos sintamos inspirados, si tenemos ideas que creemos que pueden generar dinero, tenderemos a ser Emprendedores.
    Si por el contrario, no nos gusta correr riesgos, no tenemos problemas con la figura de la autoridad y los horarios, o no tenemos ideas que creemos pueden generar dinero, tenderemos a ser Inversionistas

Al final, e independientemente de nuestras motivaciones y de lo que queremos hacer con él, lo que buscamos es acumular más dinero, así que cualquiera de los caminos es bueno en tanto y en cuanto nos permita hacer crecer nuestro patrimonio.

Sea que decidamos ser Inversionistas o Emprendedores, nuestro éxito radicará en la escogencia de buenas inversiones o buenos negocios.

 

En conclusión: El dilema que planteamos en el título no es tal.

Es más bien una cuestión de escogencia personal (por nuestra situación o nuestras actitudes), pero en ambos casos, la cuestión fundamental radica en poder entrar en Buenos Negocios o Inversiones.

Y yendo aún más allá, esta cuestión fundamental puede ser reducida a Entrar en Buenos Negocios, porque la diferencia entre Negocios o Inversiones solo radica en quien los maneja, no en su naturaleza.

 

Si este artículo te ha parecido interesante, puedes dejar un comentario en este blog

Si estás interesado en nuestro apoyo para diferenciar buenos negocios de malos negocios contáctanos directamente

 



Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.